6 consejos para diferenciar expectativas y realidad

Por el 28 noviembre 2021 Amistad

6 consejos para diferenciar entre expectativas y realidad

El sufrimiento interno puede tener su origen en causas diferentes. La confusión de expectativas y realidad es uno de los motivos de desencanto frecuente. Por ello, es esencial aprender a identificar cada ingrediente para poner cada cosa en su contexto.

Aquello que uno espera, pero que no se cumple según lo previsto, también produce desilusión en el amor y en la amistad. En el blog de mobifriends te damos seis consejos para diferenciar entre expectativas y realidad.

1. Diferencia entre lo que es y cómo te gustaría que hubiese sido un hecho

El uso de los tiempos verbales también puede darte la pista definitiva para separar el plano de una expectativa y distinguirlo del marco de lo real en sí mismo. En este último caso, los verbos tienen la forma de presente. Te sitúan en el plano del aquí y el ahora. Sabes con certeza lo que ha ocurrido.

Las expectativas, por el contrario, remiten al futuro de aquello que te gustaría que pasara. Es decir, generan una anticipación que se basa en la subjetividad. Cuando esa situación no se ha materializado en el tiempo, se transforma en frustración. Y, entonces, el diálogo interior pone el foco en aquello que pudo ser y no fue.

2. La realidad te ayuda a avanzar, las expectativas te hacen sentir estancado

Incluso cuando una situación es difícil de asimilar, la realidad es clave para abrir nuevas puertas y evolucionar. El desamor, la ruptura de una amistad, una infidelidad o el amor no correspondido son situaciones complejas. Pero, en cualquiera de estos escenarios vitales, la persona necesita asimilar la realidad tal y como es. Las expectativas, por el contrario, hacen que el protagonista se sienta estancado en el plano de aquello que desea o cree merecer.

6 consejos para diferenciar entre expectativas y realidad

3. La realidad está alineada con los hechos, las expectativas con las creencias

La realidad puede describirse de una forma nítida por medio de la referencia a los hechos ocurridos en un periodo concreto. Los hechos también pueden estar acompañados por una reflexión que pone el acento en la vivencia emocional. Es decir, cada persona afronta un proceso desde su punto de vista. Las expectativas, por el contrario, crecen a partir de las creencias.

Con frecuencia, ignoran los hechos o propician una interpretación selectiva de la realidad. Quizá el protagonista se quede con unos datos concretos y descarte otros. Las expectativas están alineadas con las creencias que las generan.

4. La realidad es clara, las expectativas son confusas

La realidad muestra una secuencia de hechos que pueden describirse en una línea del tiempo. Las expectativas, con frecuencia, resultan más imprecisas. Y el diálogo interior generado a partir de las mismas no llega a una conclusión definitiva. Así ocurre cuando las palabras giran en torno a aquello que se deseó pero que no se materializó en el tiempo (a pesar de haberlo dado por supuesto). Es posible contrastar lo real por medio de la búsqueda de datos objetivos.

5. Emociones que producen

Las vivencias producen emociones diferentes en función de si están basadas en la realidad en sí misma o, por el contrario, si se apoyan en supuestos e interpretaciones. En el primer caso, es posible experimentar una amplia variedad de matices: alegría, sorpresa, ilusión, felicidad, envidia, celos, tristeza, esperanza…

Sin embargo, las vivencias que conectan con expectativas rotas producen un estado de ánimo principal: frustración. De este modo, cuando una persona tiende al exceso de expectativas, puede observar cómo ha reaccionado de forma similar en situaciones diferentes. En ocasiones, las frases de amor que se anticiparon en el tiempo y se dieron por supuesto, producen desengaño.

6 consejos para diferenciar expectativas y realidad

6. Describe la realidad y escribe tus expectativas

Ambos ingredientes también adquieren forma cuando se convierten en foco de atención en la escritura. La escritura autobiográfica, de hecho, te ayuda a observar con más perspectiva y distancia tus reflexiones en torno a un tema en concreto. Las reflexiones utilizadas para conectar con lo real o con lo esperado pueden ayudarte a identificar en qué plano te encuentras.

Conviene puntualizar que las expectativas ajustadas a la realidad son positivas. Mantienen una relación de armonía y equilibrio con la vida. Pero existen otras suposiciones que, por el contrario, generan un desgaste profundo. Así ocurre con aquellos anhelos que implican a terceras personas. En ese caso, no cuentas con la certeza de que ese deseo se haga realidad, porque alguien más interviene en el proceso. Por ello, las expectativas en el amor y en la amistad se rompen con tanta frecuencia. Especialmente, cuando están acompañadas por el perfeccionismo. En esa situación, lo que sucede no depende, únicamente, de uno mismo.

Es habitual que las expectativas irrumpan en distintos momentos de la biografía de una persona, por ejemplo, son frecuentes al buscar pareja. Pero es importante que estén alineadas con lo real. ¿Qué claves para diferenciar expectativas y requiere quieres compartir?


Tags: , , , ,

Dejar un comentario