Los dardos envenenados de Cupido

Por el 13 febrero 2013 Amor

Los dardos envenenados de Cupido

El 14 de febrero se celebra San Valentín, un día de alegrías y tristezas, dependiendo de la situación sentimental de cada persona y también, dependiendo del modo que tiene esa persona de afrontar su presente. Existen personas solteras que vivirán plenamente el 14 de febrero y en su caso, brindarán por ellas mismas y por sus amigos. Sin embargo, el día de San Valentín es muy duro para todos aquellos que han vivido en primera persona los dardos envenenados de Cupido.

Existen personas enamoradas de un amor imposible y son conscientes de que nunca van a tener a esa persona que añoran, sin embargo, todavía no han dado con la clave para el olvido. Existen personas que mantienen una doble vida y quedan en secreto a la espera de que esa persona, apueste definitivamente por ellas. Existen corazones rotos a partir de un rechazo, y en ese momento, el mundo emocional de la persona se viene abajo.

Las flechas de Cupido tienen una lógica que en ocasiones, nos trasciende. Es decir, el amor no responde a motivos racionales, por lo que no puede ser analizado desde la lógica matemática porque como afirma Machado: “El corazón tiene razones que la razón no entiende”. La situación se intensifica en la adolescencia y en los primeros años de juventud donde un “no me gustas”, puede convertirse en toda una tragedia que solo se logra relativizar con la madurez de los años.

Todos aquellos que tienen el corazón partido también tienen derecho a su celebración de San Valentín:

1. Brinda por ti, quiérete y haz un plan que te guste: ¿Por qué quedar siempre a la espera de que otra persona se fije en ti y te quiera?

2. Busca la compañía de un buen amigo para quedar. En medio del desamor, tiene mucho más valor la compañía de esos amigos incondicionales que son pocos, pero son muy valorados.

3. Puedes ir al cine para disfrutar de una película fantástica: Los Miserables. Puedes ir de rebajas para renovar tu armario. Hacer una visita inesperada a alguien que sabes que se alegrará de verte. No idealices el San Valentín de los enamorados, porque muchas parejas, ni siquiera lo celebran.

4. Ríete de ti mismo, verás que las cosas dejan de ser dramáticas al compás de una buena carcajada que te libera del sentimiento de culpa de haberte enamorado de alguien que no te corresponde. Gracias a este desamor que hoy vives, en el futuro podrás valorar de verdad a una persona especial.

Hay regalos gratis que te puedes hacer a ti mismo, el primero: el respeto.

Imagen: El Mundo


Tags: , , ,

Dejar un comentario