¿Cómo ser tu gran amigo? Consejos para lograrlo

Por el 16 noviembre 2016 amigos

Introspección y autoestima

Ojalá que siempre encuentres en ti un gran amigo, alguien en quien confiar, un ser amable que hace que tu vida sea más fácil. En muchos momentos, podemos hacer lo contrario, al alimentar el veneno emocional de situaciones pasadas que, a pesar de estar caducas, vuelven a la mente porque así lo decidimos.

Para empezar a ser tu gran amigo, en primer lugar, empieza a tomar conciencia de cuál es tu valor como persona. Podrías recorrer el mundo entero, y nunca conocerías a alguien que sea únicamente igual a ti. ¿No te sorprende este milagro de la naturaleza? Cuando te mires al espejo, intenta hacerlo desde la admiración. La importancia de la amistad cobra sentido en el amor propio.

Consejos para ser tu gran amigo

Para empezar a ser tu gran amigo, en primer lugar, intenta pasar página respecto de aquellas historias que han quedado pendientes de resolver. No vivas en una lucha permanente entre el pensamiento y la realidad. Comienza por verte a ti mismo tal y como eres, y no como te gustaría ser. Claro que puedes cambiar y evolucionar pero no lo hagas desde la culpa sino desde el deseo de mejorar.

Aceptarnos a nosotros mismos sin resistencias significa hacerlo a todos los niveles, no solo en el modo de ser, sino también, a nivel físico. En muchas ocasiones, el sufrimiento procede del rechazo que alguien puede sentir por algún defecto físico que aunque no lo sea, lo vive como tal. Vive la vida dando las gracias a tu cuerpo por acompañarte desde que viniste a este mundo. Tu cuerpo te ha acompañado en momentos definitivos de tu existencia. Por tanto, cuídalo a través de una buena alimentación, descanso, ejercicio físico y placeres saludables. Es decir, cada ser humano establece una relación consigo mismo. Sin embargo, ojalá que tu actitud sea positiva.

A veces, somos muy exigentes con los demás, esperamos muchas atenciones por parte de nuestros amigos. Mi consejo es que estas atenciones que esperas por parte de los demás, empieces a dártelas a ti mismo. Tanto si crees como si no crees en la ley de la atracción, es decir, en que aquello que piensas es un antídoto para que se haga realidad, comienza a actuar como si creyeras en ello. De lo que se trata es de tomar conciencia sobre el pensamiento porque esto condiciona tu realidad.

Deja de sufrir por errores del pasado de los que ahora te arrepientes. Vivir en el ayer es como darte de bruces contra un muro. Abraza también esas partes de tu personalidad que menos te gustan, aquellos rasgos de carácter que más sufrimiento te generan. La resistencia solo reactiva aquellas partes que se posicionan como el bando enemigo. Por el contrario, la comprensión es vital para el perdón que nace del amor hacia ti mismo.

Simplifica tus relaciones personales con los demás. Por ejemplo, intenta comprender que en la mayoría de las ocasiones, las personas actúan con buenas intenciones. Esta perspectiva es muy saludable desde el punto de vista de la higiene mental para no acumular malos entendidos.

La amistad comienza por ti

La amistad empieza por ti

Cuando una persona está en conflicto consigo misma, proyecta esta tensión en sus relaciones con los demás amigos. Por esta razón, el mejor remedio para tener un entorno social de armonía es comenzar a cultivar con cariño el amor propio.

La vida es una aventura que tiene principio y final. Y cada día que perdemos en enredos mentales que, por tanto, no están en la realidad, se marcha una jornada que hubiésemos podido aprovechar de un modo más constructivo. Ya no podemos cambiar los días pasados, pero sí podemos disfrutar los que vengan. Y sobre todo, este momento. Si quieres empezar a ser tu mejor amigo, entonces, comienza por concentrarte en el ahora.


Tags: , ,

Dejar un comentario