6 lecciones que puedes aprender del primer amor

Por el 29 abril 2018 Amor

Recuerdo del primer amor

El primer amor tiene una influencia directa en la historia de tu vida. Se produce en un momento concreto del destino, sin embargo, su impacto trasciende a ese momento en el que experimentas ese primer flechazo sentimental. ¿Qué lecciones puedes poner en práctica a partir de la experiencia de ese primer amor que te ayuden a amar mejor en tu presente?

1. Calma

El primer amor suele ser muy intenso en la forma de vivirlo. Las mariposas en el estómago, el deseo de estar con la otra persona, la sensación de estar en una especie de película en la que todo es de color de rosa… Situaciones emocionales que son muy intensas y pueden impulsarte a dejarte llevar por la situación con la misma intensidad. Sin embargo, intenta poner calma en medio de este caos dulce del enamoramiento.

A partir de tu primer amor puedes aprender que las mariposas en el estómago no son ciencia, es decir, no son el indicativo matemático que te indique que, definitivamente, has conocido a tu alma gemela.

2. No existe la media naranja

De hecho, en relación con el punto anterior, otra de las lecciones que muchas personas aprenden a partir de la vivencia del primer amor es que no existe la media naranja, ni tampoco el destino. A pesar de la fuerza con la que irrumpe esta emoción en la vida del protagonista, en muchas ocasiones, esas sensaciones se apagan dando lugar a un desenlace que rompe con las expectativas previas de amor eterno.

Reflexiones del primer amor

3. Prudencia

Después de haber vivido un primer amor que sentiste que cambiaría tu vida para siempre, y haber superado el desamor posterior de aquella herida, adquieres la perspectiva necesaria para volver a abrir tu corazón con ilusión, pero también, con prudencia. Especialmente, en lo que se refiere a la toma de decisiones que afectan a tu propia vida.

Por ejemplo, puedes aprender a poner reflexión al corazón para tener una mayor nitidez en tus pensamientos y acciones. ¿Y por qué es importante tener prudencia en este momento? Porque las acciones tienen consecuencias. Y en muchos casos, estas consecuencias te afectan a ti directamente.

3. Tú has cambiado

Si viajas mentalmente en el tiempo para observarte a ti mismo en aquel momento histórico de tu vida, te darás cuenta de que tú no eres la misma persona de entonces. Evidentemente, existe una esencia que permanece. Sin embargo, otros muchos detalles han cambiado. Por ejemplo, tu nivel de madurez. La experiencia que has acumulado desde entonces te aporta preparación, sabiduría práctica e inteligencia emocional en tu forma de afrontar la vida.

En algunos casos, este cambio puede ser tan evidente que incluso te preguntes cómo pudiste llegar a enamorarte tanto de esa persona que en realidad era especial porque tú hacías que lo fuese en tu pensamiento a partir de ese efecto casi mágico de la idealización.

4. La memoria es selectiva

Aquellas personas que recuerdan con nostalgia infinita aquella primera historia han rescatado únicamente los detalles bonitos de aquella etapa y han eliminado cualquier detalle que pudiese ensombrecer tanta perfección. Por el contrario, quienes guardan cierto resentimiento hacia esa persona, por algún motivo, han eliminado de su mente las ilusiones y las emociones felices de aquella etapa, recordando, únicamente, aquello que rompió sus expectativas.

Por tanto, si la memoria es selectiva, con el paso del tiempo no recuerdas toda la historia tal y como fue sino que realizas una lectura subjetiva de los hechos de aquel momento. Una subjetividad que aumenta en la distancia.

5. Nada es perfecto

El primer amor parecía perfecto, sin embargo, en algún momento te diste cuenta de que no lo era tanto como tú habias imaginado en un primer momento. Incluso aunque esa primera cita se haya convertido en una historia de amor para toda la vida, el concepto de perfección es distinto al de una felicidad entendida como una emoción de alegría infinita vivida durante todo el tiempo.

De hecho, a partir de la vivencia del primer amor te das cuenta de que nada es perfecto, sencillamente, porque tomas conciencia de que tú tampoco lo eres. A pesar de que durante las primeras citas querías mostrar tu mejor versión porque, de hecho, este deseo nace de forma sincera en el corazón del enamorado, en algún momento brotaron tus defectos, inseguridades, manías y dificultades de carácter.

Recuerdo del amor

6. El primer amor te marca como persona

Incluso aunque aquella historia no tuviese un tiempo significativo de duración, por el contrario, sí fue muy significativa en tu corazón. Sencillamente, porque a partir de aquella vivencia descubriste una experiencia que te hizo sentir de un modo distinto. Tal vez, te sentiste como el protagonista de una película, inmerso en tu propia vida.

Una de las frases de amor más bonitas es esta que dice así: “El primer amor es una pequeña locura y una gran curiosidad” un mensaje de George Bernard Shaw que resume de forma sintética este episodio vital. ¿Qué aprendiste tú a partir de tu propia experiencia de vida?


Tags: , , , ,

2 comentarios para “6 lecciones que puedes aprender del primer amor”

  1. neyis hernandez dice:

    el amor es compartis es sincsro todo lo puede todo lo soporta

  2. Raul dice:

    Busco pareja ,mujer amable y comprensiva para relación estable.

Dejar un comentario