¿El amor lo puede todo? 5 barreras que no puede salvar

Por el 12 Julio 2017 Amor

¿El amor lo puede todo?

El amor es un sentimiento muy idealizado en gran medida por la influencia que el cine ejerce en la mente del espectador y en la cultura romántica. Las comedias de amor solo reflejan el flechazo y el inicio de ese noviazgo, sin embargo, pocas películas reflejan todo lo que puede ocurrir a lo largo de una vida. Algunas sí lo hacen y el escenario puede resultar desolador.

La película “Revolutionary Road” protagonizada por Kate Winslet y Leonado DiCaprio muestra los sueños rotos de la convivencia, la falta de pasión de la rutina. Por el contrario, Pretty Woman, el cuento de hadas por excelencia, envía al espectador el mensaje de que el amor lo puede todo.

Eso no significa que el amor sea así en todos los casos, pero lo que sí es seguro es que el amor en pocas ocasiones es tan ideal como lo reflejan las comedias. ¿Crees que el amor lo puede todo? A continuación puedes descubrir cinco barreras insalvables.

Cinco barreras del amor

1. Incompatibilidad de caracteres. Por mucha atracción física que haya entre dos personas, por intenso que sea el enamoramiento, es imposible asentar las bases de un amor sólido cuando dos personas son totalmente incompatibles en su modo de ser.

2. Indiferencia. Por mucho que quieras a una persona, si contigo siempre actúa con indiferencia, entonces, tu amor no puede salvar la distancia de ese vacío helado que queda en tu corazón con cada rechazo.

Barreras del amor

3. La muerte. Uno de los mayores sufrimientos que puede experimentar una persona enamorada es sufrir la muerte de su pareja. El amor es un sentimiento mortal como cualquier otro pese a ese compromiso de amor eterno inicial. El tiempo forma parte de la vida de las relaciones.

4. Faltas de respeto. Cuando una persona está enamorada de alguien que le falta el respeto constantemente, o al revés, cuando ese alguien falta al respeto a la otra persona cada vez que se enfada, entonces, el amor salta por los aires.

5. Libertad individual. El amor también deja de serlo cuando no existe aire emocional para respirar, cuando las acciones y palabras de uno limitan el desarrollo personal del otro. Es decir, cuando se condiciona a la pareja de un modo negativo.

A veces, se observa el amor como ese elemento determinante que consigue salvar cualquier obstáculo, sin embargo, conviene cambiar la perspectiva para recordar que en realidad el amor es la suma de muchas acciones y otros sentimientos.

Es decir, el amor no es un sentimiento abstracto que se alimenta por sí mismo sino que se afianza a partir de la comunicación, el tiempo de ocio compartido en común, la libertad, las ganas de vivir, la admiración… Por tanto, el amor, por sí mismo, no consigue salvar todos los problemas.

Síndrome del cuento de hadas

El síndrome del cuento de hadas

La interiorización del ideal de un amor que te lleva a creer que la magia fluye por sí misma en cualquier momento de la relación no es más que una consecuencia del síndrome del cuento de hadas que se alimenta de los estereotipos de personas irreales.

El amor es muy importante, sin embargo, no es un sentimiento omnipotente. De hecho, el amor de pareja, incluso cuando es feliz, tampoco consigue llenar todas las carencias afectivas vitales del alma humana. El ser humano es complejo y rico en matices, por esta razón, cualquier esteteotipo psicológico muestra un reduccionismo de la situación.

El amor también es constancia, razón, conocimiento, fuerza de voluntad… Es decir, no es solo sentimiento. Sin embargo, en tu propia experiencia habrás descubierto los límites del amor en algún momento. Por ejemplo, habrás comprobado que es imposible que una herida de desamor deje de dolerte en cuestión de un solo día. Así como tampoco puedes tener una ecuación matemática infalible para conquistar a esa persona que te gusta pero que actúa con indiferencia hacia ti.

Las frases bonitas de amor tienen un poder limitado.  Tanto que, a veces, se las lleva el viento. Así lo muestran esas promesas rotas o esos mensajes expresados desde la inmadurez del sentimiento. El límite forma parte constantemente del propio amor, por esta razón, este sentimiento adquiere un significado añadido en este horizonte de límites en donde lo posible y lo imposible se dan la mano muy de cerca.

Por mucho que quieras a una persona y por mucho que esa persona te quiera a ti, no puedes evitar decepcionarle en algún momento, no puedes evitar romper sus expectativas. Este es otro ejemplo de cómo el amor no lo puede todo.

El amor real no es aquel que se encuentra sino aquel que se crea y se construye a lo largo de la vida. Es en este punto donde sí puedes adquirir un compromiso. Es decir, puedes comprometerte con la acción de cuidar la relación hoy a través de acciones sencillas que son la base de una relación feliz.


Tags: , , , ,

Dejar un comentario