El amor es ciego

Por el 14 Septiembre 2010 Amor

amor ciego

Cuando se afirma que “el amor es ciego”, esto puede tener más de una connotación. Algunos podrán estar de acuerdo, otros no tanto, lo cierto es que es toda una realidad.

No sólo el amor de pareja cumpliría con esta característica, sino también el amor maternal, según lo investigado.

Pero, ¿a qué nos referimos cuando decimos que el amor es ciego? La principal característica que podemos atribuirle a esta afirmación, es que cuando se está enamorado, se pierde la capacidad de objetividad y muchas veces de razonamiento.

Cuando el amor es ciego e incondicional, se tiene una percepción de la otra persona muy particular, muchas veces idílica y que no condice del todo con la realidad, a punto tal, que resulta imposible criticar las actitudes de la persona amada o de la cual se está perdidamente enamorado.

En realidad el significado que se le trata de dar a esta frase, es que generalmente se pierde la objetividad, ante los defectos o las partes negativas de la persona en la cual se tiene depositado ese fuerte sentimiento.

Pongamos ahora como ejemplo, el amor maternal. Una madre, siempre tenderá a justificar y creer en las buenas intenciones y acciones de su hijo, aunque muchas veces éste con sus actitudes, no tenga la razón.

Si en cambio nos referimos al amor de pareja, el amor suele ser ciego sobre todo, en la primera etapa del enamoramiento. Conforme vaya avanzando la relación, generalmente se va madurando con ella y cuando pasa la etapa de la pasión, estamos en condiciones de ver con mayor claridad las actitudes y la personalidad de la otra persona, sus virtudes pero también sus defectos, es por esto que muchas parejas no funcionan y la relación acaba por desgastarse.

Pero también se suele hablar de que el amor es ciego, en un tono más ligero, cuando vemos a una mujer muy atractiva con un hombre que no es precisamente agraciado (o viceversa), pero en todo caso aquí entrarían en juego otras cuestiones, tales como que uno no sólo se enamora por el aspecto físico sino también del intelecto, de la forma de pensar, de actuar. En definitiva, el amor nace de un todo, y aquellas relaciones que se basan sólo en la belleza física, al igual que ésta, suelen evaporarse con el paso del tiempo.

El amor es ciego, y otros agregan que “la locura siempre lo acompaña”, está en nosotros en compensar la balanza para lograr el justo equilibrio.

¿Crees que el amor es ciego? ¡Anímate a expresarnos tu opinión!

Imagen de iara Paula tomada de Flickr


Tags: , , ,

Dejar un comentario