Cómo aprender a ser mejor amigo

Por el 2 abril 2011 Amistad

Cómo aprender a ser mejor amigo

Vivimos inmersos en un proceso de aprendizaje constante, sin embargo, en pocas ocasiones tomamos conciencia de que también podemos aprender a ser mejores personas para poder querer más y mejor a aquellos que nos rodean. Cada persona es diferente, por ello, cada uno debe de superar sus propias etapas. Lo cierto es que conocer el propio ritmo interno es más que necesario para vivir y cuidar también de uno mismo.

Por ejemplo, es una realidad que cuando una persona ha tenido una gran decepción en el plano del amor o de la amistad y se ha desgastado de tanto dar, va a necesitar un tiempo para reponerse y recuperar fuerzas. Recuperar incluso esa fe en el ser humano que a veces desaparece como consecuencia de una mentira, una pelea o una humillación.

Por ello, a veces, aprender a ser un buen amigo también implica aprender a respetar los tiempos del otro. Es muy diferente que una persona deje por un tiempo de dar señales de vida porque se ha echado una nueva pareja o porque ha encontrado nuevos amigos que porque simplemente, necesite estar sola y centrarse en sí misma para estar mejor. Es diferente, porque la primera actitud muestra una actitud de interés en el plano de las relaciones sociales, por el contrario, la segunda muestra un dolor que se ha de superar.

Existen situaciones en la vida en las que una persona espera de forma inconsciente la ayuda de otra persona. Hasta que un día se cansa y decide que tiene dentro de sí misma el poder  para cambiar, para mejorar y para vivir con esperanza en el presente y en el futuro.

A veces, me pregunto por qué el ser humano puede llegar a perder tanta energía emocional con una persona que le ha decepcionado. Una pena porque a veces, la imagen que tenemos del otro atribuye al otro unas virtudes y cualidades que el otro no tiene en realidad como bien se empeña en mostrar a través de sus actos. Es mejor esperar poco de aquellas personas cegadas por su propia vanidad, su soberbia y la falta de sinceridad.

El destino es más sabio de lo que parece a simple vista. Por ello, cuando tengas el alma destrozada confía porque incluso cuando no tienes fuerzas seguro que descubres algo que tira de ti como un imán de energía y de vida. Puede ser alguien de tu familia, alguien que te está ayudando sin ni siquiera saber que estás mal, tu mejor amigo o incluso, una persona que aparece por casualidad en tu vida.

En otros momentos, puede que sea un proyecto profesional el que te haga sentir afortunado por  tener un trabajo en un momento de crisis económica, especialmente, cuando puedes trabajar dentro de tu vocación. En el mundo existen muchas personas buenas, solo tienes que mirar a tu alrededor para poder verlas y también sentirlas.

No olvides disfrutar de la posibilidad que te ofrece Mobifriends de conocer amigos.

Imagen: Flickr-Mirian


Tags: , , ,

Dejar un comentario