¿Cómo salir de una crisis sentimental? 6 tips para lograrlo

Por el 22 abril 2017 Amor

Cómo superar una crisis

Una relación de pareja es un vínculo vivo, un lazo que evoluciona o se estanca dependiendo del momento personal. La salud del amor depende en gran medida de la actitud de ambos. Existen momentos de mayor distanciamiento y otros de un mayor acercamiento. Si estás pasando por una crisis, intenta observar la situación en perspectiva.

La energía negativa que se produce en este tipo de situación en la que la pareja entra en una dinámica de desencanto puede posicionarte en negativo en tus hipótesis de futuro. Sin embargo, existe un sentimiento realista en una crisis de pareja, especialmente, cuando se trata de una etapa de distanciamiento que se produce entre dos personas que han vivido un amor estable con un balance favorable de su historia: la esperanza. Es inevitable vivir una crisis, tarde o temprano llega. ¿Y qué puedes hacer entonces?

6 consejos para superar una crisis de pareja

1. Acepta la situación. No resulta del todo agradable aceptar este punto, sin embargo, es el primer paso para poder cambiarlo. Algunas parejas rompen de un modo definitivo porque dieron la espalda a los indicios de que algo no iba bien entre ambos. Aceptación no significa resignación sino comprensión y realismo.

2. Enfócate en lo positivo. Una actitud frecuente en una crisis es multiplicar las quejas, sin embargo, un gesto de inteligencia emocional es reforzar de un modo positivo a la pareja. Por ejemplo, si ha tenido un detalle bonito, agradécelo. Siempre son importantes las palabras para superar el amor, pero en una crisis todavía más.

Consejos para superar la crisis

3. Diferencia entre el hecho y la persona. Es decir, cuando quieras comentar esas acciones que no te gustan, es importante que centres la conversación describiendo el hecho objetivo. Pero no lleves los comentarios al plano personal porque en este nivel de comunicación cada uno se pone a la defensiva. Y entonces se crea una barrera.

4. Dar un tiempo a la relación. No tomes decisiones drásticas. Darte un tiempo puede ser una actitud prudencial para valorar la situación con mayor perspectiva y reflexionar sobre qué quieres hacer.

5. No compares el presente con los inicios. Si te enfocas en la comparación constante vas a experimentar una frustración inevitable. Si es importante aceptar la realidad es precisamente porque tienes que enfocarte en los recursos actuales para crear nuevas condiciones. No puedes cambiar el presente desde el pasado.

6. Buscar un mediador. La mediación puede partir de una terapia especializada, pero tal vez también puede ayudaros contar con una persona de vuestro entorno que de un modo neutral, consigue ser un buen mediador para ambos. Una persona que os quiera de verdad y os desee lo mejor. Alguien que sea de vuestra máxima confianza y haya conocido gran parte de vuestra historia.

Cómo diferenciar una crisis del final

Cómo diferenciar una crisis del final

¿Cómo diferenciar una crisis del final de la relación? Un punto muy importante es observar el nivel de compromiso que ambos tenéis en generar algún cambio positivo. A veces, se repite una situación frecuente: uno de los dos pide al otro un cambio que no llega.

Si siempre quedas a la espera de ese cambio pero no observas una modificación del comportamiento en lo esencial en tu pareja (o tu pareja no lo observa en ti), entonces, la relación está en su final. Pero así como hay que ser valiente para luchar por una relación en crisis, también hay que tener valentía para decidir romper y decir adiós.

Existe una diferencia importante entre una crisis y el final definitivo. En una crisis, te queda la esperanza de que algo cambie, tienes ganas de hacer algo para mejorar la confianza. Sin embargo, cuando la ruptura es un hecho emocional entre ambos, visualizas tu futuro lejos de tu pareja que ya no forma parte de tus planes.

La ruptura llega cuando sientes que no te compensa hacer ni un mínimo esfuerzo para luchar porque en tu mente afloran pensamientos del tipo: “Esto se ha acabado”. Por mucho que una persona se quiera engañar a sí misma, no podrá silenciar su voz interior por mucho tiempo. No es fácil decidir cuándo romper una relación, cuál es esa línea en la que no hay marcha atrás. Sin embargo, de un modo general sí puede concretarse que el adiós es saludable cuando ese amor se ha convertido en un lastre para uno de los dos o para ambos.

La ruptura también puede ser la consecuencia de un periodo de crisis cuya lucha te ha dejado mentalmente agotado.


Tags: , , , ,

Dejar un comentario