Cómo mejorar la autoestima

Por el 23 mayo 2016 Amor

La autoestima es un motor de bienestar físico y emocional. Tenemos distintas relaciones personales, sin embargo, en muchos casos cometemos el error de poner en un segundo plano el vínculo que mantenemos con nosotros mismos. La palabra “yo” no solo remite a la identidad y a la individualidad, sino también, al amor propio. La autoestima no es como una escalera en la que vas subiendo nuevos escalones hasta llegar a una altura definitiva. Así como tienes que cuidar tus relaciones con amigos y amigas, tu amor de pareja y tus lazos familiares, también tienes que cuidarte y mimarte.

Cómo mejorar la autoestima baja

1. En primer lugar, si quieres conocer cuál es tu nivel de amor propio, puedes solicitar cita previa en una consulta de psicología para elaborar un test de autoestima y que el profesional pueda identificar tu nivel real. Este tipo de prueba también se realiza habitualmente en talleres de crecimiento personal centrados en fortalecer el pensamiento positivo y la autoestima sana.

2. Organiza actividades al aire libre. Camina por entornos naturales, camina descalzo por la orilla de la playa, siente la fuerza del contacto con lo natural como una terapia que te permite sentir las raíces de la vida latiendo en tu propio corazón.

Cómo mejorar la autoestima baja

3. Establece objetivos concretos en tu vida para que tus metas a corto plazo estén en conexión con tus proyectos de futuro. Trabajar por tus sueños te da la satisfacción de luchar por aquello que es importante para ti más allá de cuál sea el resultado. Te recomiendo la lectura de dos libros. Inteligencia emocional, escrito por Daniel Goleman. Otro libro de interés es El camino de la autodependencia, título escrito por Jorge Bucay.

4. Imagina que eres el protagonista de una obra de teatro: ¿Qué trama tiene la historia? ¿Qué personaje del reparto te gustaría protagonizar? Elige el papel de ser protagonista real de tu propia vida, no ocupes un rol secundario en tu historia.

5. Disfruta de placeres sencillos: cuidar las plantas, redecorar tu salón, regalarte una siesta, tomar una infusión, desayunar en la terraza, dar un abrazo a un ser querido, escuchar frases bonitas de amor, ver tu programa de televisión favorito, visitar el museo de arte contemporáneo…

6. No vivas la envidia como una amenaza sino como una emoción que te permite conocerte mejor a ti mismo. Aquello que envidias en los demás es un punto débil que puedes empezar a mejorar en ti mismo, una carencia que puedes corregir con paciencia, calma y buenas dosis de autoamor.

7. Si tienes dudas sobre qué hacer en una situación difícil, simplifica tu mente: haz lo correcto. Y te sentirás bien contigo mismo.

Frases de autoestima

Frases de autoestima

1. “Querer ser como otra persona es malgastar la persona que sí eres”, un mensaje de Marilyn Monroe que nos recuerda que cada uno de nosotros somos únicos. Estás llamado a vivir tu propia historia de película, no quieras protagonizar otro papel.

2. Wayne Dyer, especialista en inteligencia emocional, afirma: “La gente que quiere más aprobación consigue menos y la gente que necesita menos aprobación consigue más”. La única aprobación real y constante que necesitas es la de tu propia conciencia. Evidentemente, hay normas para convivir en sociedad que son una buena referencia pero no vivas buscando la aprobación externa de forma constante. Tienes que tener tu propio criterio.

3. Mark Twain escribe: “La peor soledad es estar incómodo contigo mismo”. Es decir, sentirte extraño en tu propia piel, distante de tu propia esencia.

4. “Sólo si me siento valioso por ser como soy, puedo aceptarme, puedo ser auténtico, puedo ser verdadero”, mensaje de Jorge Bucay.

5. “¿Qué es lo que hace que una persona se deteste a sí misma? Quizás la cobardía. O el eterno miedo de equivocarse, de no hacer lo que los otros esperan”, una reflexión espiritual de Paulo Coelho.

Desde el momento de tu nacimiento emprendes en primera persona la gran aventura de la vida. En la niñez, nuestro nivel de autoestima está condicionado en gran medida por el entorno familiar y escolar en el que crecemos. Pero como adultos, tenemos nuevos recursos personales. Por tanto, somos responsables de cuidarnos.


Tags: , ,

Dejar un comentario