Ley del hielo: ¿Cómo se manifiesta en las relaciones de pareja?

Por el 27 abril 2022 Amor

Ley del hielo: ¿Cómo se manifiesta en las relaciones de pareja?

Una relación de pareja evoluciona cuando los protagonistas desarrollan herramientas para superar errores cometidos. Existen comportamientos que se producen en el contexto de la comunicación que no propician un verdadero acercamiento con el otro. La ley del hielo es un término utilizado para hacer referencia a la frialdad con la que una persona trata a otra en un momento de enfado. Puede irrumpir en las discusiones de pareja.

¿Qué es la ley del hielo y cuáles son sus características?

Es una respuesta que no solo puede producirse en un vínculo sentimental. También se manifiesta en lazos con amigos y familiares. El hielo se convierte en una metáfora para describir la frialdad que percibe quien se siente tratado con la máxima indiferencia. Es decir, produce una distancia entre ambos, incluso aunque estén en el mismo lugar. La ley de hielo es una forma de castigo, manipulación o chantaje emocional. Quien aplica este comportamiento actúa como si el otro fuese el único responsable de lo que ha ocurrido. Es decir, delega en el otro el peso de la situación y espera que se disculpe.

Por otra parte, quien percibe los signos de indiferencia cree que tiene que jugar a ser adivino para interpretar cómo se siente su pareja. Quien aplica la ley del hielo no abre su corazón para mostrar sus emociones y sentimientos. No verbaliza su enfado y las razones de su estado de ánimo. Se encierra en sí mismo, corta la comunicación y somete a su acompañante al peso de la indiferencia.

Es un esquema que puede llegar a repetirse con frecuencia en una relación. Es decir, se produce un proceso similar en momentos diferentes pero con características en común.

Ley del hielo: ¿Cómo se manifiesta en las relaciones de pareja?

Cómo identificar la ley del hielo en las discusiones de pareja

A continuación, te damos algunas ideas para identificar los síntomas de un comportamiento tóxico:

1. No existe un diálogo bidireccional. El silencio se convierte en la respuesta principal a las preguntas planteadas. Tampoco se mantiene el contacto visual. La indiferencia se transmite a través del lenguaje verbal y la comunicación corporal.

2. Monosílabos contradictorios. Como hemos indicado, el silencio intencional sostenido en el tiempo es el principal síntoma de la ley del hielo. Dicho silencio puede romperse en momentos puntuales por medio de monosílabos que, además, llegan a ser totalmente contradictorios. Por ejemplo, la persona puede negar que esté enfadada a pesar de que todos los gestos indican que sí lo está.

3. ¿Qué ocurre cuando una persona trata a otra como si no existiera? Esta última se siente invisible. No se tienen en cuenta sus emociones ni sus opiniones. Sin embargo, quien aplica la ley del hielo se llena de sí mismo, es decir, está permanentemente centrado en el “yo”.

4. La causa del conflicto se prolonga en el tiempo. El malestar se intensifica. Los implicados en la situación no conocen verdaderamente el punto de vista del otro. No hablan sobre cómo han vivido la situación.

5. Relación asimétrica. Quien aplica la ley del hielo se comporta como si sus derechos fuesen más importantes que los de su pareja. Concede una gran relevancia a sus sentimientos pero no tiene en cuenta cómo se siente quien tiene al lado. Es una forma de actuar que produce una forma de desigualdad en la relación.

Por tanto, la ley de hielo separa a las parejas. Es una forma de castigo, control y manipulación. La persona responde con indiferencia incluso ante las frases de amor y mensajes de afecto.

Ley del hielo: ¿Cómo se manifiesta en las relaciones de pareja?

Efectos negativos de la ley del hielo en la pareja

A continuación, comentamos algunas de las consecuencias que la ley del hielo produce en las relaciones:

1. Los cimientos de la relación se destruyen al compás de la indiferencia, la incomunicación y el resentimiento.

2. Emociones desagradables. En cualquier tipo de conflicto es posible experimentar una amplia variedad de emociones. Sin embargo, las sensaciones desagradables se intensifican cuando el motivo de un enfado no se resuelve desde la asertividad.

3. Cansancio. Es un comportamiento tóxico que produce un efecto de desbordamiento en la relación. Es decir, produce agotamiento emocional, estrés y frustración.

4. Los conflictos se agravan todavía más. Quizá aquello que ha ocurrido no sea tan relevante y, sin embargo, se convierte en una montaña que no deja ver aquello que hay al otro lado. Quien aplica la ley del hielo no utiliza recursos y herramientas que crean puentes, sino que se encierra en sí mismo mientras trata de ignorar al otro.

Es importante que aquel que aplica la ley del hielo y quien es víctima de la situación puedan identificar las señales de un comportamiento tóxico. Por otra parte, es aconsejable pedir ayuda psicológica para alimentar el autoconocimiento. Por tanto, observa los comportamientos de otra persona, incluso si te encuentras en la fase de buscar pareja. Ten en cuenta cómo te sientes cuando estás a su lado en los momentos felices pero, también, cuando se produce algún enfado. Si la situación no se corrige, es importante romper el vínculo afectivo.


Tags: , , , ,

Dejar un comentario