Cómo ser optimista realista en el amor

Por el 22 marzo 2017 Amor

Cómo ser optimista y realista

El amor es uno de los ámbitos en los que más dificultades puedes experimentar para ser optimista sin caer en el idealismo de verlo todo de color de rosa. El verdadero pensamiento positivo es aquel que muestra la importancia de ser optimista realista. Es decir, es saludable tener un nivel de reflexión para darte cuenta, por ejemplo, de cuándo alguien te corresponde o, por el contrario, actúa con indiferencia, en un claro síntoma de frases de amor no correspondido.

De lo contrario, si confundes el optimismo con la idea de perseverar hasta el infinito en tu conquista, puedes sufrir en exceso. El optimismo realista es, precisamente, una actitud que te protege del sufrimiento innecesario en el amor. Pero este optimismo, te permite abrir los ojos, observar las cosas tal y como son, pero sin caer en la compasión y el sufrimiento.

Una actitud victimista que también es más fácil mantener en el desamor cuando podemos montarnos nuestro propio melodrama. Sin embargo, ser optimista realista es una actitud que te conviene, sencillamente, porque esto hace que tu vida sea más bonita. ¿Cómo mantener esta actitud ante la vida? Sin duda, es importante ser optimista realista incluso cuando te ilusionas con alguien que tiene miedo a enamorarse o cero interés en ti.

Consejos para ser optimista realista

1. Ni todo es blanco, ni todo es negro. En la vida y en el amor existe una amplia gama de grises. Por tanto, intenta apreciar los matices de tu vida para comprender la totalidad de una situación determinada.

2. El optimismo realista parte de una condición fundamental de la autoestima. Y es que, como persona, eres un ser que mereces lo mejor. Por tanto, es saludable que tenga una predisposición positiva para recibir todo lo bueno que puede llegar a tu vida.

Coaching para ser optimista

3. Seguro que en tu entorno conoces personas que parecen avanzar en su vida con una especie de ritmo alegre en el que hay pocos momentos de bajón. Las personas optimistas también sufren y tienen decepciones. No son personas ingenuas e ilusas que se creen cualquier cosa. Simplemente, cuidan de sí msimas. Tú también puedes seguir el ejemplo personal de ese alguien a quien admiras por un optimismo que te gustaría potenciar.

4. Generalmente, en el amor, la alegría y la tristeza están más unidas de lo que parece. Y es que, por muy enamorada que esté una persona, también puede experimentar situaciones de tristeza. Al igual que alguien que no vive su mejor momento de pareja, puede tener momentos de complicidad. Por tanto, intenta no interpretar tu realidad vital en términos absolutos. Ya que, ser optimista no significa dar la espalda a la realidad de los hechos.

Psicología para ser optimista

Significa aceptar las cosas que han ocurrido, sin recrearte en el dolor de aquello que te ha disgustado. Mientras que las personas pesimistas tienen una mayor tendencia a quedarse estancadas en el pasado, por el contrario, las personas optimistas avanzan de un modo más natural con su vida.

5. Existen dos realidades que pueden ser muy diferentes. Una es la realidad en sí misma, aquello que ocurre ahora. Y otra, aquello que tú te cuentas a ti mismo. Puedes hacer muchas interpretaciones de una situación, sin embargo, para fomentar el optimismo realista en el amor es recomendable que elijas aquel comentario que te hace sentir mejor contigo. Si estás viviendo un desamor, intenta no culparte o castigarte con palabras negativas. A través del lenguaje puedes cambiar tus sentimientos. Para ser un optimista realista, intenta observar la realidad, pero desde la perspectiva del aprendizaje y las nuevas puertas que quieres abrir en el futuro.

¿Por qué motivo es tan importante ser optimista realista en el amor? Porque cuando estás en este punto, conectas con el presente desde la ilusión de conocerte a ti mismo gracias a las nuevas experiencias que están por llegar. Y una de esas experiencias es buscar pareja, siendo consciente de todo lo que tú puedes aportar a esa persona.


Tags:

Dejar un comentario