Los amores de verano

Por el 14 junio 2010 Buscar pareja

Los amores de verano suelen ser breves en el tiempo pero intensos en cuanto a emoción se refiere. Cada año, con la llegada de las altas temperaturas surgen nuevos romances en las playas como consecuencia de encuentros fortuitos que envuelven a estas historias en cierto grado de romanticismo. Realmente, se trata de encuentros únicos e irrepetibles que se producen en un escenario novedoso lejos de la rutina diaria. Este hecho permite idealizar esta experiencia tan bonita porque todos los detalles que envuelven a este tipo de encuentros son prácticamente perfectos. Lejos de problemas cotidianos, preocupaciones o prisas sólo existe el tiempo para vivir este amor en grado infinito. El carpe diem late con fuerza detrás de las historias de verano. Historias de una semana, un mes o quince días que quedan para el recuerdo durante toda la vida.Además, en verano, al tener más tiempo libre para disfrutar existe una mayor predisposición por parte de la persona para conocer a gente nueva, hacer planes diferentes, charlar con desconocidos con cierto grado de confianza… El descanso favorece este buen estado emocional que une a las personas y que se opone a la distancia generada como consecuencia del estrés y la ansiedad de la rutina laboral.

Los amores de verano ya están cerca. El mes de junio avanza con paso firme rumbo a julio y agosto. La pasión se desata en las playas con la llegada de las altas temperaturas. El calor invita a reforzar el atractivo físico y la apariencia estética puesto que las personas llevan menos ropa en estas fechas que en los fríos meses de invierno. Los colores en el vestuario se tornan llamativos y alegres. Es el símbolo de la vida que despierta igual que la primavera como un impulso en el corazón del hombre. Los amores de verano manifiestan una llamada de la vida a la vida. De la pasión apagada del invierno que se despierta como un volcán en el verano.

La clave para disfrutar el sentimiento es aprender a vivir el ahora. No pensar en el después. Valorar la vida como un regalo que cada día se renueva en variedad de colores, matices y formas. Algunas parejas consiguen mantener la relación en la distancia después de un encuentro estival. Lo hacen mediante cartas, llamadas telefónicas, viajes y, sobre todo, con mucho cariño y compromiso. Sin embargo, otras historias, no por ello menos importantes, quedan precisamente flotando en el recuerdo como un eco perfecto en la memoria. Un eco de un verano difícil de olvidar gracias al hechizo de los amores de verano que se apagan como una vela al llegar el otoño.

El amor es impredecible e incierto. Nunca sabes dónde vas a conocer a tu pareja ideal. Por eso, este verano estate atento y no pierdas tu oportunidad.


Tags: , , , , , ,

Dejar un comentario