5 errores a evitar cuando quieres seducir a alguien que te gusta

Por el 30 diciembre 2018 Buscar pareja

Cómo seducir a quien te gusta

La ilusión de seducir a alguien que te gusta también puede verse condicionada por el miedo que sientes a no gustarle a esa persona. La clave de la seducción reside en la autoconfianza, es decir, en la capacidad de creer en ti mismo. ¿Qué errores conviene evitar en el juego de la seducción? En mobifriends enumeramos cinco fallos frecuentes en torno a cómo seducir:

Falta de creatividad

Existen libros y artículos que ofrecen consejos sobre seducción. Esa información puede darte ideas que puedes aplicar desde tu propia experiencia o adaptarlas a tu realidad, no de una manera integral sino concreta. Es decir, cuando leas información de ese tipo, es positivo que selecciones aquello que realmente quieres integrar en tu vida presente para seducir a esa persona.

No existe un manual de instrucciones para ligar. Cada persona es única y sus expectativas también lo son. Por tanto, escribe tu biografía a partir de la creatividad de ser tú mismo. Toma tus propias decisiones. Los consejos, las sugerencias y las ideas de otros amigos pueden complementar tu propia visión sobre el tema. Pero recuerda que nadie puede conocerte tan bien como tú a ti mismo porque solo tú tienes acceso a lo más profundo de tu corazón.

¿Qué vas a hacer, a partir de este instante, para incrementar tu creatividad en la seducción? A través de esta creatividad, imprimes tu propio sello personal a esos gestos que te definen.

Dar una importancia excesiva al aspecto físico

La seducción no depende de la belleza física porque, además, este factor es totalmente subjetivo. Aquellos rasgos estéticos que resultan bellos para una persona, no producen la misma valoración en otra. El atractivo en la seducción parte del carisma de aquello que te hace único. La seguridad en ti mismo, tus valores, tu optimismo y tus sueños pueden ser un ejemplo de ello.

Por el contrario, cuando una persona concede una importancia excesiva al aspecto físico, puede sufrir al obsesionarse con aquellos rasgos que siente como defectos o puede descuidar otros aspectos importantes de la seducción por focalizar su atención en este plano.

Ligar en la madurez

Actitud reactiva

¿Cuál es la actitud reactiva en la seducción? Ese comportamiento que te lleva a posicionarte a la espera de que la otra persona dé el primer paso. Esa actitud puede ser más cómoda, sin embargo, la verdadera clave de la felicidad en cualquier ámbito de la vida nace de un rol proactivo.

Tú tomas las riendas de tu vida, tú sabes qué deseas y te implicas para conseguirlo. Por tanto, en el plano de la seducción, esta actitud proactiva refleja la autoconfianza de quien toma la iniciativa para buscar el contacto con la otra persona y sumar recuerdos en común.

La actitud proactiva es definitiva porque te lleva a actuar a pesar del temor al rechazo o a no gustarle. Sin embargo, el mejor modo de conocer la respuesta en torno a si la otra persona tiene interés es implicarte. De este modo, no solo observarás sus palabras, sino también, su lenguaje corporal, sus acciones y su comportamiento.

Colocarte en un rol de inferioridad

En ocasiones, el juego de la seducción hace que aquel que quiere ligar con la otra persona, posicione a ésta en un rol de superioridad y perfección. Aunque por puro instinto surge esa tendencia de idealizar a alguien cuando en el enamoramiento, conviene no traducir esta idealización en una forma de infravalorarte a ti mismo.

Cuando actúas de este modo, restas protagonismo a tu persona en esta historia. Y tú tienes mucho que aportar a esta relación a través de tus valores, tus ilusiones, tus esperanzas, tus proyectos, tus objetivos, tus sentimientos, tus emociones… Por tanto, empieza a repetirte con más frecuencia que tú también tienes mucho que aportar a esta historia. Pon en valor tus cualidades positivas.

Seducir con carisma

Impaciencia

Existen muchas formas diferentes de medir el tiempo cuando se trata de amor. Más allá del compás objetivo del reloj, el tiempo interno de cada persona es diferente. La prisa del deseo puede hacer que esta impaciencia te lleve a romper la potencialidad de una historia por no respetar los ritmos de la otra persona. La impaciencia transmite sensación de desesperación. Por tanto, aprende a esperar si esa persona te importa de verdad.

Eso no significa que la espera deba prolongarse hasta el infinito porque este estado también puede generar ansiedad. Sin embargo, puedes darte un tiempo prudencial para dar una oportunidad a este romance. En un momento como el actual, tan condicionado por la búsqueda de la inmediatez, conviene recordar que existen esferas de la vida que siguen un proceso distinto.

Las frases hermosas de amor dichas a destiempo rompen la magia del momento.

¿Qué otros errores de seducción te gustaría añadir a este artículo que hoy publicamos en el blog de mobifriends?


Dejar un comentario