¿Cómo recuperar la calma interior tras un desamor?

Por el 1 abril 2018 amigos

Adiós desamor

Un desamor genera una tormenta psicológica que revuelve el universo afectivo de sentimientos, pensamientos, miedos y emociones de aquel afectado que siente cómo la realidad le ha tratado de forma injusta al romper sus expectativas. Y es que, aunque llegue un momento en el que la persona acepte que el olvido es lo mejor, es una decisión difícil de tomar precisamente porque en cierto modo resulta contraria a la propia apetencia.

Quien está enamorado desea ser correspondido. Por eso, el olvido se presenta como una opción que disgusta (pero como bien sabes, el olvido es lo mejor que te puede pasar cuando esa historia no tiene futuro real).

El desamor puede generar un malestar interno de dudas, desconfianza y debilidad. La expresión de mal de amores también se conoce como tal porque realmente quien está pasando por una situación de este tipo de siente débil como si tuviese una gripe en el ánimo que baja sus defensas. Afortunadamente, la sabiduría popular nos recuerda que después de la tormenta llega la calma.

Pero es recomendable que tú mismo intentes propiciar ese estado de armonía en estas circunstancias. ¿Cómo curar un desamor? En mobifriends te lo contamos.

Confía en que todo pasa por algo

Realmente, las cosas siempre tienen una razón de ser si observas la enseñanza que te ha aportado esa situación. ¿Qué has aprendido de este desamor? ¿Qué has descubierto del mismo que no conocías hasta este momento? ¿Cómo crees que te afectará esta situación dentro de diez años? ¿Cómo puedes posicionarte ante esta realidad de forma distinta?

No te castigues con la eterna pregunta: ¿por qué a mí? Esta cuestión solo hace que pongas sobre ti la culpa de lo sucedido. No vivas el desamor desde el plano de la culpabilidad, sino desde la naturalidad de saber que estas cosas, a veces, suceden.

Curar la amargura

Actúa siguiendo tu propio criterio

En un desamor, pueden venir muchas dudas a tu mente sobre cómo actuar o qué decisiones tomar en determinado momento. Esto puede hacer que pidas consejo a los demás como si ellos tuviesen la llave de tu propia felicidad. Confía en tu intuición pero no de cualquier modo. Tiene que ser un criterio reflexivo y deliberado.

Cuando tengas que decidirte en un asunto, piensa en cómo te vas a sentir mejor contigo, integrando también las consecuencias de tus actos, no solo en el presente, sino también, a largo plazo. ¿Qué te va a hacer sentir bien a ti?

Aparta de tu vida a esa persona

Siempre que no tengáis ninguna circunstancia importante que os una, es fundamental que marques distancia respecto de ese alguien y le apartes fuera de tu mapa del mundo. Seguir en contacto es como una forma de autocastigo ya que su presencia te produce esperanza incluso aunque intentes lo contrario.

Puede ser una muy buena persona pero ten en cuenta que estas son las circunstancias en las que os encontráis ahora. Y tú no estás preparado ni mentalizado para una amistad real y sincera. Una amistad libre de expectativas amorosas.

Las despedidas duelen, pero a veces, son liberadoras. Intenta observarlo de este modo.

Rescata los recuerdos bonitos

Incluso aunque esta ilusión del amor no haya sido duradera, hubo un momento en el que te enamoraste y creíste en la oportunidad vital de esta historia. Ese instante, en sí mismo, ya merece la pena. Es un recuerdo bonito de una etapa de tu mundo. A partir de tu propia biografía, intenta rescatar las anécdotas, las esperanzas, los sueños y todo aquello que por un momento te hizo sentir bien de verdad.

Pero rescata todo esto desde la distancia de no convertirlo en un presente absoluto porque tu vida continúa al margen de esta historia.

Aprender a perder y a darse por vencido

Existen ideas que resultan totalmente tóxicas. Por ejemplo, la creencia que te lleva a pensar que la insistencia es útil para conquistar definitivamente a ese alguien que en algún momento mostrará interés por ti.

En una etapa de indiferencia, es muy sano aprender a perder y darse por vencido de verdad. Lo verdaderamente doloroso de la derrota sentimental es no asumirla. Cuando aceptas la realidad, actúas con la madurez necesaria para tener las riendas de la situación en lugar de sentirte desbordado por ella.

Felicidad tras el dolor del desamor

Observa el amor universal

Cuando vives un desamor, puedes sufrir por las carencias afectivas de este hecho. Sin embargo, la vida es amor. Obsérvalo a tu alrededor: familia, amigos, vocación profesional, armonía con el universo, autoestima, cuidado personal, ocio y tiempo libre… Haz que tu vida sea una experiencia bonita en aquello que sí depende de ti.

Por ejemplo, organiza un viaje de fin de semana haz una escapada para practicar el turismo que te acerca al arte, la arquitectura, la cultura, la gastronomía y la belleza de un nuevo lugar. También puedes elegir un destino que ya conoces de memoria pero que significa mucho para ti a nivel emocional.

En definitiva, la vida te estimula con constantes frases bonitas de amor, solo tienes que observar el lado positivo de las cosas.


Tags: , , , ,

Dejar un comentario