Cómo acabar una relación sin sentirte culpable

Por el 20 Marzo 2017 Relaciones de pareja

Experimentar culpa por la ruptura

Una de las consecuencias directas de muchas rupturas es el sentimiento de culpa que experimenta aquel que siente que ha roto el corazón de su pareja. Este sentimiento aumenta cuando la pareja ha compartido mucho tiempo en común, y quien toma esta decisión es consciente de la valía que tiene la otra persona. Le quiere pero no en la forma en que le gustaría. Es entonces cuando surge la culpabilidad los sentimientos de herir a una persona a la que valora y aprecia de verdad. Sin embargo, no existe ese tipo de amor que realmente es la base de la relación.

El sentimiento de culpa puede ser tan fuerte que algunas personas posponen durante mucho tiempo la decisión de romper de un modo definitivo, ante la esperanza de que algo cambie. Sin embargo, generalmente el otro algo intuye, y siente mensajes del tipo; “mi pareja me quiere dejar“.

Cómo evitar la culpa en la ruptura

Intenta no analizar la ruptura desde el punto de vista de la connotación moral. La verdadera ética de una ruptura no reside tanto en el gesto de romper en sí mismo, como en el hecho de tomar la decisión correcta siendo coherente contigo mismo y también, con la otra persona que merece lo mejor de ti. Nadie merece ser querido por lástima o compasión.

Ten presente que es más dolorosa la culpabilidad que puedes experimentar cada día en forma de sentimientos contradictorios, si sigues saliendo con una persona que no te gusta de verdad. Te vas a sentir mejor cuando lo hables con tu pareja. Pero para ganar autoconfianza en la decisión de la ruptura, tal vez te ayude hablarlo antes con un amigo, expresar en voz alta aquello que piensas y sientes. De este modo, comienzas a visualizarte en la situación de esa conversación pendiente que tienes con tu pareja.

Decir adiós sin culpa

Te sentirás menos culpable si cuando le comuniques tu decisión de romper, no le ofreces falsas expectativas, respetas su libertad para no ser amigos en este momento e intentas hacerle la vida más fácil al no entrometerte con continuos mensajes de teléfono.

Es prácticamente inevitable romper una relación sin que ambos sufran de alguna forma. Por tanto, no aspires a un imposible. Es cierto que se trata de una decisión muy compleja que puede llevarte tiempo tomar porque tal vez también eres consciente de otros efectos secundarios de la ruptura. Como por ejemplo, tal vez pierdas el contacto con algunos de los amigos que tenéis en común.

Sin embargo, debes ser consecuente con aquello que quieres, piensas y sientes ahora mismo. No tiene sentido elegir otro camino que no sea la verdad, si realmente, aspiras a ser feliz incluso en un momento de frases de amor no correspondido.

Tomar decisiones con libertad

Tomar decisiones en la vida

Cuando una persona está al inicio de una relación, visualiza esa historia con cierta vocación de eternidad. La culpabilidad surge precisamente al echar la vista al pasado y sentir cómo las decisiones de entonces, son diferentes a las de ahora. Pero esto es la vida, el hecho de que una ruptura duela, no significa que sea dramática. De hecho, es muy posible que esta no sea la situación más difícil que vayas a vivir en tu vida.

Cuando dos personas están juntas, toman esta decisión con el deseo de ser felices. Si la historia ha dejado de tener un significado positivo para ambos, es mejor asumir esta realidad, si has hecho todo lo posible por salvar esa historia.

La vida está llena de decisiones. Por tanto, las elecciones forman parte de la propia ley natural de la existencia. Lo importante es tomar decisiones que te ayuden a avanzar. Y aunque en apariencia una ruptura puede parecer un retroceso en tu vida, en realidad, es un avance si es deseada.


Tags:

Dejar un comentario