Cinco barreras del orgullo en el amor

Por el 2 Junio 2014 Amor

Cuatro barreras del orgullo en el amor

El orgullo es una realidad que a nivel humano pone barreras que pueden convertirse en muros entre dos personas que aunque se aprecian, ponen por encima del cariño hacia el otro, el amor propio. Existen ejemplos de familiares que llevan años sin hablarse por tonterías, hijos enfrentados por herencias, parejas que ocultan sus verdaderos sentimientos a la espera de que sea el otro quien dé el primer paso, personas que consideran que pedir perdón es un acto de debilidad… El amor propio es un motor de autoestima cuando no se confunde con el orgullo de ser más que los demás.

Las barreras del orgullo son infinitas pero lo peor de todo es que cuando nos dejamos llevar al extremo por este sentimiento, el corazón se llena de soledad, infelicidad, desencanto y decepción. En Mobifriends te contamos cuáles son las barreras del orgullo para poder saltarlas en busca de tu verdadera libertad:

1. En primer lugar, el orgullo es ese freno que una persona se pone a sí misma y que condiciona sus verdaderos deseos. Es decir, a nivel teórico, el corazón desea con fuerza algo que la mente contradice por pura soberbia y vanidad.

2. El orgullo es una auténtica pérdida de tiempo porque cuando sucede algo verdaderamente triste en la vida, por ejemplo, la muerte de un ser querido, todo ser humano se arrepiente de no haberle dicho con más frecuencia te quiero.

3. El orgullo te hace posicionarte en un pedestal en el que observas al otro en inferioridad de condiciones. Para liberarte del peso del orgullo, bájate de ese escalón para estar en igualdad de condiciones, para poder amar y ser amado, para dar y recibir.

4. El orgullo te distancia de los demás al punto de que esta actitud hace más difícil que otra persona se pueda acercar a ti porque siente el rechazo y la distancia.

5. Las personas que tienen mucho orgullo observan ciertas situaciones de las relaciones personales desde la perspectiva de uno gana y otro pierde. En cambio, con el orgullo, siempre se pierde. Perdonar a un amigo hace que tu corazón sea siempre más grande.

No dejes que tu corazón sea prisionero del orgullo y abre las puertas a la vida. Si una relación te importa de verdad, no la pierdas incluso aunque tengas que tragarte tu propio orgullo para dar el primer paso y decir lo siento. Mientras que la humildad siempre te recompensa, el orgullo, siempre trae consigo efectos secundarios que son negativos.

Foto – Soy40


Tags: ,

Dejar un comentario