Nunca es tarde para enamorarse

Por Maite Nicuesa el 16 julio 2011 Amor

Vivimos en una sociedad en la que se valora de forma obsesiva la juventud de tal forma que parece que cuando ya has cumplido los 30 años tienes que tener claro todo lo que deseas hacer en tu vida. Parece que ya has debido dar el paso de casarte, tener hijos y haber firmado una hipoteca con tu pareja.

La realidad es que vivir así, con esa sensación de angustia que marca el reloj, te aleja de toda creatividad porque existen muchas formas diferentes de vivir y porque también, la vida es tan larga que merece la pena que te des un tiempo a la hora de pensar en decisiones tan importantes como el matrimonio.

Pero además, en la vida, merece la pena aprovechar el tiempo al cien por cien para formarte también a nivel profesional, para cultivar tus inquietudes, para viajar al extranjero y estudiar un idioma, para disfrutar de la vida social sin ningún tipo de límite… Todas estas experiencias te enriquecen la vida y el momento adecuado para llevar a cabo estos proyectos es la juventud.

Pues bien, nunca es tarde para enamorarte. ¿Quién te dice que tu verdadero amor no es aquel que conociste en el instituto sino otra persona que tal vez se cruce en tu camino cuando cumplas cuarenta años? De hecho… ¿No es más bonito pensar que la vida puede sorprenderte en el momento más inesperado que creer que ya los has descubierto todo a los treinta años?

Nunca es tarde para enamorarse. Nunca es tarde para confiar en otra persona. Existe una película que tiene este título y que me encantó: Nunca es tarde para enamorarse está protagonizada por Dustin Hoffman y Emma Thompson. Sencillamente, me encantó la historia de amor y también me gustó, su realismo.

La realidad es que muchas personas se precipitan a la hora de casarse con la persona equivocada, muchos matrimonios se sientan a la mesa y no tienen una conversación original que decirse más allá, incluso, existen muchas parejas que ya no se miran de una forma especial y en cambio, se esfuerzan por aparentar en sociedad una perfección irreal.

Yo creo que conviene ser crítico y también exigente a la hora de valorar con objevidad una historia de amor. Incluso, merece la pena tener la mente abierta. No todas las parejas que se casan desean tener hijos. De hecho, existen matrimonios que prefieren centrarse el uno en el otro y también en sus respectivas carreras profesionales. 

Una pareja no aporta felicidad por el simple hecho de tenerla, y si no, pregúntaselo a todos aquellos que la tienen y se sienten insatisfechos, con sensación de frustración y de tristeza, y lo que es peor, piensa en todas aquellas personas que tal vez, se casaron por miedo a quedarse solas. Encontrar una pareja es fácil, lo difícil, es encontrar a alguien que de verdad mueva tu corazón y te haga sentir diferente.  

Imagen: Sobre Cine


Tags: , , ,

Dejar un comentario