Cuándo deja de tener sentido el enamoramiento

Por el 9 Mayo 2011 Relaciones de pareja

Cuándo deja de tener sentido el enamoramiento

El enamoramiento es un estado perfecto. Produce una serie de emociones difíciles de olvidar que transforman tu día a día en un auténtico tobogán de sensaciones a nivel vital. El hecho de ver a la persona que te gusta te hace sentir bien, por el contrario, cuando no le ves te sientes apático y triste. El problema del enamoramiento surge cuando ese estado se prolonga durante años. Este es el caso, por ejemplo, de aquellas personas que viven enamoradas en silencio de un amor platónico que más que amor, es una mera obsesión.

El amor deja de tener sentido precisamente cuando ya ha pasado demasiado tiempo como para tener la esperanza de poder conquistar el corazón de la otra persona. Para aceptar y asumir esta realidad, nada mejor que entender que nadie manda en el corazón ajeno. Pero además, a veces, con el paso del tiempo puedes llegar a darte cuenta de que te cerraste a la posibilidad de conocer gente nueva y de volver a enamorarte, sencillamente, por vivir pegado a un ideal.

El enamoramiento deja de tener sentido cuando en ese juego, sólo juegas tú. Es decir, cuando estás admirando a una persona que tiene su propia vida y que no te ha incluído en ella. Lo mejor que puedes hacer siempre y en cualquier circunstancia, es hacer tú lo mismo, seguir con tu vida. No te detengas por nada ni por nadie. El tiempo pasa y nunca vuelve.

El enamoramiento también pierde su sentido completo cuando no te hace sentir feliz, al revés, estás triste, amargado y solo. Un enamoramiento eterno que no es correspondido puede llegar a ser traumático en tanto que puedes vivirlo como un fracaso.

El amor es un sentimiento, es verdad, surge de forma inesperada en el momento más sorprendente. Pero el amor  como tal, también es una decisión. Es decir, debes ser tú mismo quien cuide de ti, por ello, en el momento en que estás inmerso en una historia que te conduce a ninguna parte es mejor que pares, te detengas y pienses en ti, no en el otro. 

No te preocupes porque si la otra persona tiene interés en ti, en algún momento vendrá a buscarte. El amor sólo ocupa una parte de la vida. Existen muchas más parcelas que debes cuidar y cultivar: la amistad, la intimidad, los proyectos profesionales…  En el amor, al igual que en la propia vida, es mejor tener humildad y retirarte a tiempo de la batalla antes de que ésta pueda contigo. Encontrar el equilibrio en el juego de la seducción es esencial para vivir en plenitud.  

Imagen: Boda Hoy


Tags: , , , , , ,

Dejar un comentario