La idealización de otra persona puede causar frustración

Por Maite Nicuesa el 29 enero 2011 Amistad

 

Las relaciones personales no siempre son fáciles, sin embargo, si nos ponemos a analizar el sufrimiento que surge detrás de algunas relaciones no podemos ignorar la idealización que existe del otro. A veces, una persona se niega a aceptar que otra persona sea tal y como es, sencillamente, porque le ha idealizado. Es fácil idealizar a una persona con gran capacidad de decir grandes frases mediante la palabra, de generar expectativas en el otro, incluso, grandes promesas de amistad que pueden hacer sentir especial al otro.

Sin embargo, con el paso del tiempo y mediante la observación de los hechos del otro, también puede ser habitual que cualquier persona se dé cuenta de que las palabras no cuadran al cien por cien con los hechos. En muchas ocasiones, el otro puede justificar esta falta de coherencia entre palabra y acción puesto que el cariño hacia el otro conduce a cualquier persona a justificar ciertos actos de forma natural.Seguro que en tu vida has encontrado a alguien coherente entre pensamiento y acción, alguien que siempre cumple lo que promete y alguien sincero al cien por cien. Si es así entonces valóralo porque has encontrado un verdadero regalo. Del mismo modo, pon remedio a la frustración que puedas sentir ante algunas amistades y no idealices a alguien que no lo merece puesto que además, la realidad siempre es mejor que la idealidad.

Los expertos aconsejan una técnica eficaz para dejar de idealizar a otro ser humano y es poner una atención especial en analizar sus defectos en vez de exaltar de una manera excesiva sus virtudes puesto que dichos defectos te hacen sufrir y la idealización todavía más. Mantener el cariño a lo largo del tiempo es tan difícil que algún día te puedes dar cuenta que dejaste de admirar a alguien que para ti era especial. En ese momento, sencillamente, la idealización quedó atrás.  

Cuando a alguien permanece atado a una idealización se cierra a compartir el presente con los demás puesto que la frustración puede producir tal dolor que genera desconfianza en los demás. La idealización no es un fenómeno exclusivo del amor sino que también se produce con mucha frecuencia en la amistad. De hecho, la admiración también puede producirse en un vínculo profesional.

De cualquier experiencia de la vida puede extraerse un mensaje positivo y un aprendizaje esencial. Por ello, tampoco debes culparte si en algún momento idealizaste a alguien, sencillamente, porque eso significa que eres una persona noble que todavía tiene la inocencia necesaria como para confiar y apostar por las personas al cien por cien. El tiempo te enseñará que la prudencia es la clave para conocer al otro y que a veces, alguien puede estar utilizándote sin que ni siquiera te des cuenta.


Tags: , , , , , , ,

Dejar un comentario