El amor en el día de Todos los Santos

Por el 1 Noviembre 2010 Amistad

 El amor en el día de Todos los Santos

El amor puede expresarse de muchas formas diferentes. Sin duda, debemos aprender a disfrutar el presente para mostrar a aquellos que nos rodean el cariño y el afecto que sentimos. En ocasiones, cometemos el error de no dar valor a lo esencial, es decir, descuidamos a aquellos que más queremos, tal vez, porque están ahí siempre. No nos paramos a pensar en el hecho de que la vida es breve y en cualquier momento algo puede cambiar.

El día 1 de noviembre se celebra el día de Todos los Santos. Un día en el que muchas personas no sólo creyentes sino también ateas o agnósticas dedican un tiempo al recuerdo de los seres queridos desaparecidos. Existen muchas formas de recordar a una persona. La más habitual en esta fecha es la de llevar un ramo de flores a la tumba del familiar desaparecido.Muchas mujeres viudas llevan con ilusión un recuerdo a la tumba de su esposo. Porque el amor no muere mientras existe el recuerdo. Pero además, recordar nuestro pasado implica afrontar el futuro con esperanza. En otras ocasiones, las más dramáticas, algunas parejas jóvenes también recuerdan en este día la figura de unos hijos que no tuvieron el privilegio de hacerse mayores. 

La soledad es un hecho habitual no sólo en la vida sino también en la muerte. Por eso, estoy convencida de que habrá personas que aun fallecidas no tendrán a nadie que les recuerde en este día. Un día que se hace especialmente dramático si existe una muerte reciente.

El día de Todos los Santos debe invitarnos a pensar en la muerte para afrontar la vida con más ganas y energía. En ocasiones, cometemos el error de vivir a la espera de algo. El ser humano pasa media vida esperando un objetivo. ¿Por qué no aprender a vivir con metas más a corto plazo? ¿Por qué no aprender a soñar solamente con el día que tenemos por delante? ¿Por qué nos desgastamos una y otra vez haciendo planes lejanos que roban magia al minuto que late en el corazón a cada paso?

No es fácil aprender a vivir igual que tampoco es fácil asumir que el ser humano es un ser para la muerte como expresó de forma magistral, Heidegger, uno de los filósofos más importantes de la modernidad.

Tomar conciencia de la finitud del tiempo implica asumir el valor que tienen las horas del calendario. Por tanto, hoy en el Día de Todos los Santos es un buen momento para tener un recuerdo para nuestros familiares queridos desaparecidos. Pero sin duda, como homenaje a ellos, debemos aprender a vivir sin temor a equivocarnos, sin miedo a perder y con ganas de soñar porque el camino puede ser largo y muy bonito.

Imagen: Flickr-Rafa 

 


Tags: , , , , , , , ,

Dejar un comentario