El final de una amistad

Por el 22 Septiembre 2010 Amistad

Igual que el desamor llega pisando con fuerza en determinados momentos de la vida, en ciertas situaciones, la amistad también tiene un punto y final entre dos personas. La palabra final creo que invita a reflexionar sobre la incapacidad que a veces mostramos las personas para establecer compromisos para toda la vida.

Cada vez nos cuesta más ponernos en el lugar del otro y a la inversa. De esta forma, ante cualquier conflicto o mal entendido es difícil encontrar un punto de acuerdo que sirva como vehículo de esperanza.El desamor y el final de una amistad tienen cierto punto en común. Sin embargo, me gustaría animar a las personas a que en el caso de la amistad, no tiren la toalla a la primera de cambio entre otras cosas, porque con los amigos compartimos un tiempo pero no convivimos. Es decir, la amistad nos permite mantener nuestro propio espacio mientras que el amor, siempre implica un compromiso mayor.

Cuando va pasando la vida y analizas el número de personas que quedaron atrás te quedas como si hubiese habido pérdidas que hubiesen podido evitarse en caso de buena voluntad y menos orgullo por ambas partes. Hoy un amigo me contaba que se sentía un tanto extraño últimamente en su grupo de amistades y su historia me ha servido para reflexionar sobre un tema muy humano y universal.

Todos en algún momento hemos sentido que una persona a la que queremos ha cambiado de la noche a la mañana y se ha distanciado. A veces, puede que este punto de inflexión sea algo temporal o tal vez se trate de algo definitivo.

En cualquier caso, como bien dijo mi amigo cuando sufres porque has perdido un amigo es porque realmente le has querido. Es decir, en general el distanciamiento se produce con aquella amistad que ha sido muy intensa, donde hemos compartido vivencias importantes en la confianza de corazón a corazón.

Decir adiós es triste por eso merece la pena apostar por las personas, más allá de la frecuencia en el contacto es importante evitar perder el trato definitivo. Pero está claro que se trata de una decisión que afecta a ambas partes y requiere reciprocidad y constancia.

Un cambio de ciudad, incluso una situación anímica baja puede afectar al interés de una persona por relacionarse con los demás. En cualquier caso, es muy triste volver a cruzarte un día por la calle por casualidad con un amigo y no saber qué decirle ni poder mirarle a los ojos con cercanía.

Creo que en cada amistad que se va perdiendo a mitad de camino existe una parte de uno mismo que va muriendo en la tristeza de un adiós irrecuperable.

Si te apetece disfrutar del sabor de la amistad entonces no pierdas la ocasión de participar en Mobifriends 

Foto vía: Xamba


Tags: , , , , , , , ,

Dejar un comentario